Acabados superficiales

Aserrado

Se produce al cortar el granito con un disco de dientes diamantados ó flejes de acero; la superficie resultante es lisa, pero algo áspera y queda con un tono claro y mate.

Flameado

Se realiza sobre granito previamente aserrado, aplicando una elevada temperatura creando un choque térmico y desprendiendo así pequeños fragmentos de granito. Obtenemos una superficie rugosa fina sin alterar su color original y consiguiendo una alta protección del granito expuesto al exterior.

Abujardado

Uno de los acabados más tradicionales, que se lleva a cabo golpeando el granito manualmente mediante una bujarda con cabezas de acero; según el número de de dientes el acabado será más o menos fino. El resultado es una superficie afinada con cierta rugosidad.

RÚSTICO

Corte natural a cizalla sin apenas retoques, simplemente un pequeño desbaste a mano.

Pulido

Se utilizan máquinas pulidoras con las que se aplican abrasivos de grano, obteniendo el abrillantado de la cara de la plancha. Se consigue una superficie completamente lisa y brillante con un tono más oscuro; al cerrar los poros se concede una mayor resistencia a los agentes externos.

Apomazado

Proceso parecido al de pulido, donde se resalta la textura pero sin brillo (mate).