La piedra natural una vez extraída nos da la oportunidad de modificar su aspecto según nuestras necesidades respecto a la aplicación que le vayamos a dar.

A la hora de decidir el acabado de la piedra es necesario tener claro aspectos como:

  • ¿Qué uso le vamos a dar a la piedra? Según el tipo de usos del granito usaremos entre acabados más delicados como puede ser para encimeras de cocina o bien más robusto que un muro delimitador de jardines.
  • ¿Dónde colocaremos la piedra natural? Podemos tener en cuenta factores como la humedad o temperatura y decir si es para interior o exterior…

Los acabados pueden realizarse de forma diferente en cada una de las caras del granito, mostrando así por ejemplo una zona pulida y otras rústicas.

¿Cuáles son los acabados más comunes? En nuestras canteras, son los siguientes:

ABUJARDADO

Elaboración: Uno de los acabados más tradicionales, que se lleva a cabo golpeando el granito manualmente mediante una bujarda con cabezas de acero

Como resultado obtenemos: una superficie aplanada con cierta rugosidad.

Recomendamos y aconsejamos su uso en: pavimentos exteriores como plazas, calles… ya que adquiere una característica antideslizante en condiciones húmedas. Desaconsejamos debido a su rugosidad, el uso en interior ni lugares que deban ser limpiados con frecuencia (al igual que el flameado)

ASERRADO
Elaboración: Se produce al cortar el granito con un disco de dientes diamantados ó flejes de acero.
Como resultado obtenemos: una superficie rugosa fina sin alterar su color original y consiguiendo una alta protección del granito expuesto al exterior.
Recomendamos y aconsejamos su uso en: acabados verticales interiores y exteriores como fachadas.

FLAMEADO

Elaboración: Se realiza sobre granito previamente aserrado, aplicando una elevada temperatura creando un choque térmico y desprendiendo así pequeños fragmentos de granito.
Como resultado obtenemos: la superficie resultante es lisa, pero algo áspera y queda con un tono claro y mate.
Recomendamos y aconsejamos su uso en: pavimentos exteriores como plazas, calles… ya que adquiere una característica antideslizante en condiciones húmedas. Desaconsejamos debido a su rugosidad, el uso en interior ni lugares que deban ser limpiados con frecuencia.

GRANALLADO

Elaboración: Se consigue al proyectar a través de aire a presión por una boquilla granalla de acero a alta velocidad.
Como resultado obtenemos: la superficie final es parecida al Abujardado con un relieve visible pero a la vez uniforme.
Recomendamos y aconsejamos su uso en: pavimentaciones y cualquier otro uso tanto interior como exterior pero como ya pasaba con el Abujardado, no es aconsejable para pavimentos interiores o lugares que deban ser limpiados con frecuencia.

RÚSTICO

Elaboración: Corte natural a cizalla sin apenas retoques, simplemente un pequeño desbaste a mano.

Como resultado obtenemos: la superficie resultante es muy irregular, dejándola muy rugosa

Recomendamos y aconsejamos su uso en: delimitaciones exteriores de jardines, adoquinado
en obra pública como calles.

 

PULIDO

Elaboración: utilizan máquinas pulidoras con las que se aplican abrasivos de grano, obteniendo el abrillantado de la cara de la plancha.
Como resultado obtenemos: Se consigue una superficie completamente lisa y brillante con un tono más oscuro y una porosidad casi nula; al cerrar los poros se concede una mayor resistencia a los agentes externos.
Recomendamos y aconsejamos su uso en: pavimentación en interiores, revestimientos interiores y exteriores y sobre todo en encimeras, que suele ser su uso estrella.

APOMAZADO

Elaboración: Se consigue de forma abrasiva con muelas rotatorias de distinta granulometría. El proceso es parecido al Pulido, pero sin obtener el mismo brillo.
Como resultado obtenemos: una superficie en la piedra lisa y mate.
Recomendamos y aconsejamos su uso en: pavimentos de interior y fachadas exteriores.

En nuestros trabajos relacionados en su mayoría con Obra Civil, los acabados más recurrentes y comunes suelen ser el Flameado (por excelencia el más usado) seguido de el Abujardado y el Granallado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *